07-2573750
juntoausted@fuja.com.ec
Andrés Bello 215-49 y Juan José Peña, Loja

“Té para el alma” junio 20, 2022

Detrás de cada una de estas tazas, hay una historia que contar, un legado que cumplir y un amor para recordar. Estamos seguros que compartir historias reconforta y abraza el alma; permite que te reencuentres con ese ser querido y con ese gran amor a través de los recuerdos.

Transforma aquellos momentos en hermosas memorias y vive el legado de tu ser querido a través de sus enseñanzas, anécdotas o en esos pequeños detalles que te lo recuerdan aún más, como su comida favorita, su taza de café, la música que más escuchaba o los reencuentros familiares.

Elimina de tu mente esa idea equivocada de “encerrarte y esconder las lágrimas”. El llanto que más reconforta es el que se puede compartir con otros, expresar sentimientos de dolor, sana y ayuda a crecer.

Estas anéctodas que te compartimos a continuación, están llenas de los más bellos momentos, entre estas personas y sus seres queridos que partieron a la eternidad. Sus relatos salen del corazón y esperamos que puedan ayudarte si has tenido que pasar por la misma situación.

Te dejamos con sus anécdotas…

Testimonio

“Esta era la taza de mi papá, la que le gustaba y nadie podía tocar, él tenía un muy buen olfato y le encantaba reconocer los olores, fue algo muy personal de él.”

Testimonio 

“Esta taza le pertenece a mi suegro y la conserva para recordar a su amada esposa, cuando él fue joven le gustaba mucho la cacería, todo lo que cazaba le llevaba a mi suegra, nos contó que un día ella le pidió que mate una palomita para poder comerla y él a propósito las dejaba ir, se quedó con ese recuerdo de que a lo mejor podía matarla a la palomita y darle el gusto a su esposa. Esta taza justo tiene dos pajaritos.”

Testimonio 

“Esta taza me recuerda a mi madre que le gustaba el café y a todos nosotros nos enseñó a tomar una taza de café.”    

Testimonio

“Esta taza es el recuerdo de un amigo, de aquella última vez que compartimos luego de un partido y tiempo después falleció en un accidente de tránsito.”

Testimonio

“Esta taza tiene que ver mucho con mi mamá, ella siempre que llegaba alguien de visita a su casa no podia faltar el cafecito con pan. En esta taza también está una universidad y una carrera, ella siempre me insistía cuándo te gradúas, porque yo egresé pero aplazaba y aplazaba, también me tocó atenderla a ella que tuvo cáncer, yo tenía que llevarla a las quimios y después que falleció mi madre, logré graduarme.”

Testimonio

“Estas dos tazas me recuerdan a mi papá, le gustaba bastante el café y odiaba que le sirvan en tazas pequeñas ya que decía que le sobraba el pan, la otra taza es representativa para él y para mi porque es la taza que le di por el día del padre y desde ahí la empezó a usar a pesar de que era pequeña pero la usaba.”

Testimonio

“Mi papá como buen zapotillano le gustaba bastante el café y siempre era el cafecito con empanadas, yo los domingos subía a su casa cuando estaba vivo y él me decía mija hazte un cafecito y yo corría hacerlo, no podía faltar esto los domingos.” 

Testimonio

“Mi padre tuvo un hijo de otro matrimonio y raíz de que él falleció nos unimos y lo he llegado a querer como mi hermano que es, él me ha pedido su ayuda y yo le he ayudado, he viajado con él tres veces a Quito para que recupere su pensión y ahora está ejerciendo el curso de militar y en un año ya lo culmina y eso me ha servido para estrechar ese lazo de hermandad.”

Testimonio

“Esta taza es muy significativa para mi, yo tenía mi niña con discapacidades diferentes y todo le daba en esta taza; el café, almuerzo y merienda y es lo que tengo de ella.”

Testimonio 

“Esta taza tiene algo significativo para mi, cuando falleció mi hermano quien no tenía estabilidad en sus manitos yo trate de comprar tazas de plástico para él, para que con su propias manitos logre cogerlas pero no lo pudo, por eso yo siempre tomo cualquier bebida en una taza de plástico, porque él en mi vida fue mi hermano, mi amigo y también como un esposo, ya que me ayudó mucho y me dio apoyo para que mis hijos sean profesionales. Así como me apoyo, yo estuve las 24 horas a su lado y le dije: hermano nunca te voy a dejar solo y lo hice.”

Recuerda que tus seres amados vinieron a enseñarte muchas cosas buenas, aprende de lo malo que te dejó su partida, céntrate en lo bueno e intenta hablar con él cuando lo necesites. La mejor herencia que puedes tener de ellos son los recuerdos, los valores con lo que puedes darle un homenaje y agradecer por su entrega infinita.

Los amaremos y recordaremos siempre…

 

Post a comment