El duelo es una respuesta natural a un acontecimiento natural,
como por ejemplo el fallecimiento de un ser querido.

Es el proceso de adaptación que permite encontrar el equilibrio personal y familiar, que puede verse alterado por el fallecimiento de un ser querido, afectando a diferentes niveles: físico (dolor de cabeza, pérdida de apetito), emocional (miedo, ansiedad, desesperación), conductual (desgana, aislamiento, olvidarse de las cosas) y respuestas mentales (si hubiera, si no hubiera, quedarse en blanco).

¿Sabía qué?

Si la muerte ha sido súbita, traumática, por homicidio, suicidio, accidente de tráfico o laboral, muerte perinatal, el malestar psicológico es superior al de una muerte esperada. Cuando una persona desaparece y su cuerpo no se encuentra hay muchas más dificultades para que los familiares puedan comenzar el proceso de duelo (Vedia, 2016).

FASES DEL DUELO

Elisabeth Kübler-Ross, fue una de las mayores expertas sobre el duelo, realizó muchas investigaciones y descubrió que durante este proceso se presentan seis etapas, las cuales pueden presentarse sin un orden en específico, depende del grado de sufrimiento, de la situación o habilidades de afrontamiento de cada persona. A continuación se las describe.

Crisis

Sensación de desesperanza y desasosiego.

Negación

Se puede negar la realidad de una noticia devastadora.

Creemos que la muerte no es verdad, nos comportamos incrédulos.

Enfado/Ira

Comienza a surgir la realidad del fallecimiento, se puede sentir impotente por lo sucedido, expresarse a través de impulsos sin control, por ejemplo gritar o romper cosas.

Depresión

Se comienza a comprender la certeza del fallecimiento y se puede aislar socialmente, por ejemplo rechazar la visita de seres queridos. Esta fase no es sinónimo de enfermedad mental.

Aceptación

Es el momento en donde hacemos las paces con la situación triste, permitiéndonos una oportunidad de vivir a pesar de la ausencia del ser querido.

Aprendizaje

Reconciliación con la realidad, se continúa con la vida manteniendo una salud mental equilibrada y sana.

¿Qué pasos debe seguir para elaborar un duelo sano?

  1. Experimentar el dolor y demás respuestas emocionales ante la ausencia del ser querido.
  2. Relocalizar a la persona fallecida al interior de la vida de uno y encontrar formas sanas de recordarla
  3. Aceptar la realidad del fallecimiento del ser querido

MÁS DEL BLOG

Le puede interesar

Suscríbase a nuestro Newsletter

Reciba en su correo nuestras publicaciones más recientes, charlas y talleres